Papaviejos Veganos

Papaviejos Veganos

En mi casa, desde que recuerdo, mi abuela tiene la costumbre de hacer potaje, arroz con leche y papaviejos en Semana Santa. Los primeros años de hacerme vegana, directamente no los comía, pero poco a poco voy cambiando sus costumbres y el año pasado y éste, he conseguido que haga el arroz con leche de soja y los papaviejos sin leche y sin huevo. La verdad es que el potaje nunca me ha vuelto loca, además que mi pareja es alérgico a los garbanzos, así que, el potaje aún está sin veganizar. Aunque ahora que tengo otras costumbres alimentarias, lo veo con otros ojos, supongo que estoy más acostumbrada a los platos de cuchara, puede ser que para el año que viene, os sorprenda con esa receta.

 

El caso es que este año les quisimos dar una vuelta de tuerca a la tradición y además de hacer los papaviejos normales, veganos claro, casi como los hacía ya mi bisabuela, les hemos añadido chocolate al interior. Así que el resultado es un dulce esponjoso, con el crujiente del azúcar por fuera y la crema de chocolate por dentro. ¡¡Cuidado, que son adictivos, y después de esto, empezamos la operación bikini!! 😉

Para aproximadamente 20 papaviejos, necesitas:

  • 2 tazas de leche de soja
  • 2 cucharaditas de canela molida
  • 1/2 cucharadita de ralladura de limón
  • 1 taza de preparado de harina para rebozar sin huevo
  • 3 cucharadas de harina de trigo
  • 70 gramos de chocolate de repostería
  • 1 taza de azúcar de caña integral o de coco
  • Aceite de girasol para freír

 

Si alguna vez has hecho buñuelos esto va a ser pan comido y si no, tranquila/o que te explico cómo se hace.

 

Primero, prepara el azúcar con la canela en polvo en un plato, y prepara otros dos platos vacíos, uno con papel de cocina, para sacar los papaviejos de la sartén y otro para servirlos una vez los reboces en el azúcar. También corta el chocolate en trocitos pequeños, para que te hagas una idea, yo he partido cada onza de 10 gramos, en tres trocitos. Si usas una tableta más fina, será mejor, puesto que los trozos serán más planos y no sobresaldrán de la masa.

 

Mezcla la leche de soja con la canela y la ralladura de limón y bate con la batidora. Yo he usado una leche de soja que ya viene endulzada. Ahora puedes añadir las harinas y seguir batiendo, quedará una masa cremosa pero no muy líquida. Ya está lista para freír.

 

Pon una sartén grande en el fuego y añade unos 3 dedos de aceite de girasol, suficiente para que la masa suba y no se quede muy aplastada. Una vez el aceite empiece a templarse, baja el fuego a poco más del mínimo, si está muy caliente, la masa se freirá rápidamente y te quedarán redondos y con muchas burbujas.

 

La forma de hacerlo es la siguiente: echas 3 ó 4 trocitos de chocolate en la masa, los rebozas bien y con una cuchara coges toda la masa que puedas, incluyendo un trozo de chocolate y la echas a la sartén, procurando que el trocito quede bien cubierto por la masa. Cuando un lado empiece a dorar, le das la vuelta con cuidado. Cada tanda no debe de estar en el fuego más de unos 40 segundos, entre vuelta y vuelta, puesto que una vez que se derrita el chocolate, empezará a empapar la masa y a cristalizarse.

 

Una vez estén dorados, los sacas al plato con papel y acto seguido al azúcar, mientras estén calientes, para que se quede pegado. ¡Y ya está!. A mí me encantan solos, o con helado, o fruta, algo fresquito que haga un poco de contraste. O cómelos como quieras, porque están riquísimos de cualquier forma. 😀

Tags:
Katrina Steeves

¿Qué tal estáis? Soy Kat y me defino como una mujer vegana, algo que mis amigos siguen sin comprender. Debido a que no como nada de origen animal he tenido que aprender a hacer platos sabrosos sólo con vegetales. La gente cree que los veganos sólo comemos platos insípidos, pero como vais a poder ver, eso no es cierto. ;)

Comments on this post

0 Comments